Concursos, Festivales y Expos

25 julio, 2011

Neil Harbisson: Primer Ciborg del Mundo



El ser humano debe utilizar la tecnología para evolucionar y no esperar a que la naturaleza le ayude, debemos ampliar nuestras posibilidades, pues ya no dependemos del destino ni del tiempo, dijo Neil Harbisson, primer ciborg del mundo, en su visita a la tercera edición de Campus Party México.

El irlandés, que padece acromatopsia —anomalía de la visión que sólo permite distinguir una escala de grises— se presentó ante el público para exponer las cualidades de ser el primer “hombre-máquina” reconocido como tal por el gobierno británico, gracias al eyeborg, artefacto que permite percibir los colores mediante sonidos.

El aparato asigna a cada color un tono de la escala musical creando así un nuevo sentido llamado sonocromatismo, expuso Harbisson en el escenario.

De las características que mencionó sobre la percepción de los colores a través de los sonidos, ha encontrado una serie de analogías curiosas entre imágenes y tonos de obras de arte, ropa, ciudades y hasta estaciones del año.

“Todo es una experiencia de los colores, por ejemplo el paraíso de Bethoveen son colores afeminados con violeta, en cambio de una pieza de Mozart domina el amarillo y casualmente él tenía obsesión con el amarillo”, comentó.

Manifestó que este tipo de circunstancias han afectado en su vida de distintas maneras, “a veces me levanto y me visto de una forma que suene bien, pero en otras ocasiones me confundo, pues al escuchar una aspiradora se oye naranja pero no es de ese color”.

Incluso utiliza una manera original para elegir sus alimentos, pues los coloca “de una manera tal que pueda comerme mi música favorita”.

Harbisson detalló que al principio le fue difícil porque tenía dolores de cabeza, además de que lo criticaban las personas que no comprendían que tuviera un aparato en la cabeza y el trabajo de tener que enchufarse para recargar su “tercer ojo”.

Ya no hay límites, “una vez que empecé a percibir los colores a través de la música me di cuenta de que vivimos rodeados de información que no podemos captar, pero si nos ayudamos con tecnología podemos avanzar en el conocimiento. Realmente me ha crecido la necesidad de extender más mis sentidos, no sólo visuales sino auditivos”, explicó.

Asimismo, ve su proyecto en constante evolución, el eyeborg de 2004 es diferente al de ahora, y el del próximo año también tendrá variaciones.

El también presidente de la Fundación Ciborg —ONG dedicada implementar en humanos dispositivos electrónicos—, sentenció que esta nueva tecnología expande el potencial de las personas.

Discriminación

El ciborg europeo comentó que lo que hace falta es también defender los derechos de todas aquellas personas que necesitan de un artefacto para conllevar su vida cotidiana pues el ha recibido mucho acoso: “He recibo cierto bullying, estoy acostumbradísimo a que la gente se ría o me señale, socialmente no estamos acostumbrados, cuando la sociedad ve a alguien con algo desconocido la primer reacción es apuntar hacia el y reír”, comentó.

Sin embargo, en siete años que han pasado desde que Harbisson se transformó, considera que no se ha evolucionado tanto como él esperaba, “seguimos usando la ciencia como herramienta y aun no damos el paso para usarla en nuestro cuerpo”. Piensa que existe cierto temor por parte de las personas. Aseguró que en los próximos años las generaciones más jóvenes van a ver de una manera más común y útil incorporarse los artefactos al cuerpo que llevarlos en los bolsillos: “van a realmente empujar la unión entre el hombre y la tecnología, ahora la gente mayor es la que más adherida está a la tecnología, porque les hacen implantes que necesitan”.

Durante este proceso ha recibido muchos correos electrónicos negativos con mensaje amenazadores y de crítica por parte de grupos conservadores: “al responder a gente religiosa que no encuentra ético esto, les comentó que en realidad yo estoy percibiendo una realidad que existe, no estoy haciéndolo para ningún mal, simplemente creo que hago lo que nos educan de que queremos crecer siempre y pues también tenemos que crecer en percepción”, señaló.

Harbisson explicó que a pesar de que se le han acercado varias empresas para intentar colaborar con él, la idea siempre se ha quedado en el aire: “nunca ha habido un proyecto en común, supongo que porque no hay un producto o resultado. Está siendo un proyecto bastante solitario, con la ayuda de quien voy conociendo”.

Respecto al mal uso que se pueda hacer a este tipo de innovación, Harbisson plantea que la tecnología ya se está utilizando de manera incorrecta, pero tiene una solución.

“Ya estamos llevando la tecnología y la estamos utilizando constantemente, eso ha sido el gran cambio, el pequeño paso será incorporarla al cuerpo”, concluyó.

– Claves

Otros proyectos

• La fundación que encabeza Neil Harbisson cuenta con diversos proyectos, entre ellos el earborg, que servirá para escuchar sonidos convirtiendo las vibraciones que transmiten en colores para ayudar a los sordos.

• Otro desarrollo de la Fundación Cyborg es el fingerborg, un dispositivo para invidentes conectado al dedo de la mano que puede tomar fotos para ayudar a percibir los espacios.

• La ONG también traba en la creación de un speedborg, artefacto que funcionará para medir la intensidad de la cercanía o lejanía de una persona y que puede ayudar a ciegos o débiles visuales a desplazarse.






0 Comments


Be the first to comment!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *